Un arma secreta para ley de atraccion

Por lo tanto, la Jurisdicción Contencioso administrativa no sería la jurisdicción competente en materia de personal para conocer de asuntos referentes al  principio o fin de la relación de servicio de los militares de Tropa y marinería ( MPMT )  y de complemento con compromisos temporales al ser éstos personal profesional y no  funcionarios de carrera.

Los Juzgados y Tribunales del orden contencioso-oficinista conocerán de las pretensiones que se deduzcan en relación con la acto de las Administraciones públicas sujeta al Derecho Oficial,…”

Esta ley establece un nuevo doctrina con la finalidad principal de consolidar la plena profesionalización. Para conseguir este objetivo se posibilita al soldado y marinero una prolongada relación temporal con las Fuerzas Armadas y, a su término, un abanico de expectativas laborales y unas medidas socioeconómicas que tienen en cuenta los primaveras de servicio realizados, con la pretensión de que prestar servicio en las Fuerzas Armadas se configure como una opción más atractiva para muchos de nuestros jóvenes…”

Es evidente que si no existía expediente gubernativo no podría existir aprobación, y, por ende, tan solo quedaría el instituto de la caducidad luego que el instituto de la prescripción sencillamente no habría existido de ningún modo.

No existen en toda la Sucursal Pública española dos leyes distintas para regular una misma profesión. Aquellos que son de carrera ya no están bajo el paraguas de la Ralea 8/2006 de Tropa y Marinería sino de la Ley 39/2007 de la Carrera Militar al ser precisamente permanentes o militares de carrera y todo ello a pesar de que la Subsecretaría de Defensa se empeñe ahora en proponer que toda la profesión militar está regida por una relación forense pública de carácter distinto. ¿Qué es esto?....La polémica está servida pues.

. En cambio, los militares de tropa y Marinería, “constituyen la pulvínulo de las Fuerzas Armadas, establecen su relación de servicios profesionales mediante compromisos de carácter temporal.

 “2. La inclusión en el Régimen Militar de la Seguridad Social del personal a que se refiere el apartado anterior respetará, en todo caso, las especificidades de cada individuo de los colectivos relativas a la antigüedad de jubilación forzosa, Triunfadorí como, en su caso, las referidas a los tribunales médicos competentes para la declaración de incapacidad o inutilidad del funcionario.

1º.- Nos encontramos aquí con un caso de discrecionalidad administrativa. Se reconoce a la Oficina una decisión cuya concreción final.

 A ello tenemos que decir que  ley de atraccion La Condición 8/2006 de tropa y marinería no está regulada por norma administrativa ni estatutaria alguna. Es proponer que no existe Efectivo decreto u orden ministerial alguna que regule esta Calidad.

Cualquier otro organismo o entidad de derecho conocido que pudiera ostentar alguna de las competencias administrativas a las que se refieren las mencionadas letras del artículo 2 de esta Condición.

Por el contrario, las funciones que en la praxis realizan los MPMT se concretan en cumplir con las órdenes y  las más diversas tareas que les son encomendadas y que carencia tienen que ver con el control de potestades públicas.

“..4. Los militares de tropa y marinería, que constituyen la base de las Fuerzas Armadas, establecen su relación de servicios profesionales mediante compromisos de carácter temporal y podrán ceder a la condición de militar de carrera en la forma que se especifica en esta índole….”

O sea, que ésta Ley orgánica tampoco regula las bases de la ordenamiento militar del art. 8 de la CE. Existiendo ya una ordenamiento del personal marcial mediante la índole de 1999, se limita a distinguir, de forma genérica, entre una estructura orgánica y una estructura operativa, e incluyendo al  personal MPTM y de complemento  Adentro de lo que denomina “ Fuerza”, o “Apoyo a la Fuerza“, respectivamente  y a los reservistas Interiormente de la categoría de “ tributo de otros medios provenientes de la sociedad” ( Art.

La relación contractual  de los MPTM con compromisos temporales con las FAS no se puede encuadrar en ninguno de los supuestos anteriores. Ni estos contratos temporales tienen causa para la temporalidad pues las tareas y funciones que realizan los MPTM con compromisos temporales desde el la firma del compromiso original constituyen las mismas tareas propias de su empleo y actividad en las FAS hasta la finalización de su compromiso a los 45 años.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *